TRUCOS DE MAQUILLAJE: WHISKING O CÓMO COMBINAR PRODUCTOS PARA SACARTE MÁS PARTIDO

Sí, ya sabemos que de primeras el nombre de esta técnica te va a sonar muy raro. ¿Hablamos de alcohol? Para nada. El Whisking es una palabra inglesa que significa batir/mezclar y consiste en combinar dos o más productos distintos de maquillaje para conseguir potenciar sus beneficios. Aunque es cierto que es difícil seguir el ritmo de todas las novedades beauty, la realidad es que los maquilladores llevan practicando está técnica desde hace muchísimo. Ahora es tu turno. Aprende todos los trucos de maquillaje para conseguir un acabado perfecto y duradero.

Whisking El truco de maquillaje perfecto

El mejor maquillaje para utilizar la técnica Whisking

El truco de las buenas mezclas es dar con la combinación perfecta. ¡Mezcla y acierta!

1. Base maquillaje clara + base de maquillaje oscura

¿Te cuesta dar con el tono exacto de tu piel? ¿No sabes cómo acertar cuando tu piel está más morena que el resto del año? Si quieres que tu piel esté perfecta y dar con el tono correcto, hazte con una base de maquillaje clara y en otra más oscura. El truco está en mezclarlas en función de las necesidades de tu piel. Si estás muy morena, añade unas gotas oscuras a tu base habitual y si estás más pálida, recurre a un tono más claro. De esta forma siempre tendrás a mano el mejor maquillaje, el que se adapta a tu tono de piel según va cambiando.

2. Corrector + iluminador

Seguro que te has preguntado muchas veces si el corrector y el iluminador son el mismo producto. ¡Para nada!  El corrector tapa imperfecciones y elimina el color morado de la ojera y por el contrario, el iluminador no tapa, si no que da luz a tu rostro. Juntos forman un gran equipo, así que lo ideal será que primero elimines tus ojeras e imperfecciones con ayuda de un corrector y después apliques el iluminador alrededor de tus ojos y en el lagrimal. ¡Magia! Mezclando, mezclando has conseguido una mirada bien despierta.

3. Primer+ sombra de ojos

¿Has notado que a veces los colores de las sombras se quiebran o se desvanecen? Para evitarlo, la mejor solución es aplicar un primer antes de utilizar sombras. Aplícalo sobre el párpado limpio y después podrás jugar con tus sombras sin miedo a que el color se mueva.

4. Bálsamo + Barra de labios

Siempre que maquilles tus labios, procura aplicar antes un bálsamo para hidratarlos, suavizarlos y que el color aguante intacto durante más tiempo. Es fundamental. Si quieres que tu maquillaje esté perfecto, tus labios no pueden quedarse a medias.  Unos labios cuidados son la clave para que el color aguante al máximo.

¿Practicabas algunos de estos trucos? Mezcla productos y da con la clave, porque por separado funcionan pero juntos, aún más. ¡Practica el Whisking!