¿SABES CÓMO APLICAR EL COLORETE? APRENDE NUEVAS TÉCNICAS PARA SER UNA PROFESIONAL DEL BLUSH

La pregunta del millón, ¿usas colorete en todos tus looks de maquillaje? Esperamos que la respuesta sea un ¡SÍ! bien alto. Porque la verdad es que el blush alegra cualquier makeup. Muestra un aspecto fresco y saludable que te aporta un look de buena cara instantáneo.

Ahora bien, ¿aplicas correctamente tu colorete? Si quieres ser la reina del blush, aprende a dominar la brocha y consigue dar dimensión a tus mejillas con unos sencillos trucos.

650X650

La mejores formas de aplicar tu blush. ¡Sonríe!

Marca tus pómulos de una forma muy profesional. Te contamos las técnicas más PRO para destacar una de las zonas claves de tu rostro.

  1. Las manzanas de tus mejillas

No apliques tu colorete marcando en exceso la sien. La clave está en marcar el centro de tus mejillas, en movimientos circulares. Para conseguirlo es muy fácil, coge tu paleta Master Blush y comienza aplicando el iluminador en la parte alta del pómulo. Luego, mezcla los diferentes tonos de los coloretes y aplícalo en la manzana de tus mejillas. Termina con el color más oscuro, el tono contouring, y marca unos súperpómulos.

  1. Bronceado todo el año

Sí, sabemos que miras con nostalgia el verano y tu bonito bronceado, pero tenemos buenas noticias. No podemos retroceder el tiempo al mes de agosto pero si conseguir que tu piel tenga colorcito todo el año. ¿Cómo? Con tu paleta Master Bronze utiliza el iluminador para dar un toque luminoso a tu look. Después, mezcla los distintos tonos bronceadores. ¿Un truco? Aplica una línea horizontal de mejilla a mejilla pasando por la nariz y simula el efecto del sol en tu rostro. Luego, marca tus facciones con el tono más oscuro. ¡De nada!

  1. Color en su justa medida

Un clásico. Te maquillas sin la luz adecuada y cuando bajas en el ascensor de tu casa o sales a la calle y te miras en el primer espejo que puedes, ¡es todo un desastre! ¿Te has pasado aplicando colorete? Tiene fácil solución. Lo mejor para estos casos es utilizar la técnica del menos es más, ya que luego siempre estarás a tiempo de subir un poquito el tono. Pero si aun así ya te has pasado, lo más adecuado es echar mano de una borla de maquillaje con la que tendrás que ejercer una suave presión sobre la zona para eliminar el color sobrante. No uses brocha para arreglarlo, porque sólo conseguirás esparcir más el color por todo el rostro.

  1. Mantén el color intacto todo el día

Si notas que tu piel es grasa o mixta y el colorete no te dura ni un asalto, prueba un pequeño truco. Cuando termines de aplicar tu blush o tus polvos bronceadores, utiliza unos polvos traslúcidos para fijar. Además, también podrán ayudarte a suavizar el efecto y a corregir el exceso de colorete.

  1. Colorete en último lugar

Nuestro consejo es, que apliques el colorete en último lugar, después de haber maquillado los ojos y la boca, para percibir mejor la intensidad que le debes dar a tus pómulos y mostrar un equilibrio perfecto con el resto de maquillaje. También es bueno, porque así no mancharás el colorete con posibles restos de maquillaje.